Contratos para mujeres solteras

¿Por qué las empresas prefieren contratar mujeres solteras? :

Las generaciones han ido cambiando grandemente en muchos aspectos sociales y tecnológicos; hoy, la mayoría de la población femenina accede a las mismas oportunidades que los hombres, acceden a igual educación, vestimenta, deberes y derechos.

Existe también la oportunidad de trabajar; la mujer de hoy en día está capacitada para asumir un trabajo y desempeñarlo si desea. Sin embargo, aun existen muchas barreras en este tema; las empresas tienden a “masculinizar” a las mujeres, es decir, la mayoría de las empresas no toman en cuenta el papel de madre de la mujer.



Una empresa necesita trabajadores que puedan desempeñarse a tiempo completo y que adopten su trabajo como responsabilidad primordial, cosa que, se asume, todos los hombres pueden cumplir. Ya que la responsabilidad del trabajo fue encomendada al género masculino desde un comienzo, las leyes y regulaciones laborales se formaron en base a este panorama y aun, muchas de ellas siguen vigentes sin dar importancia al hecho de que existen mujeres trabajando y que, por esto, se necesitan nuevos cambios.

Dadas las razones anteriores es fácil entender porque las empresas prefieren a las mujeres solteras en vez de las casadas. Se podría decir que, para la empresa que contrata, una mujer soltera vendría a ser el equivalente de un hombre ya que no tiene la responsabilidad de los hijos ni del matrimonio; puede trabajar a tiempo completo, viajar si así se requiere, hacer horas extra y sobre todo, no recibir los pagos y beneficios que se les da a las mujeres embarazadas o a las mujeres que acaban de dar a luz además del tiempo que requieren para recuperarse, organizarse y luego reintegrase al trabajo.

Las empresas, en constante competencia en el mercado, necesitan de personal que este entregado al trabajo la mayor parte del tiempo para mejorar productividad y calidad de sus productos. Además, les es más barato prescindir de personal femenino casado o con hijos con el fin de ahorrarse los requerimientos que mencionamos por su alto costo tanto en productividad, dinero y tiempo que deben de dar por ley según la legislación de la maternidad, la cual ampara a la mujer antes, durante y después del nacimiento del niño.

Cabe resaltar que esta situación no solo perjudica a las mujeres con hijos; las mujeres casadas sin hijos viven la misma suerte. En este caso se encuentra de por medio el periodo de tiempo que la empresa cree que puede tener trabajando a la empleada, es decir, se cree que una mujer sin hijos pero casada solo podrá trabajar en un periodo de seis meses a un año por ser proclive a concebir durante su periodo de trabajo.

En conclusión, existen diferentes factores por las cuales una empresa puede definir sus políticas de contratación; la mayoría de estas políticas residen en el tema económico y productivo.

Queda a debate si estas políticas son o no las más adecuadas para las nuevas generaciones de profesionales que cada vez tienen mayor porcentaje de mujeres y si las condiciones de las empresas obligan a las mujeres a dejar de lado el importante trabajo de la maternidad.

Image: photostock / FreeDigitalPhotos.net



Dejar su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies