El dolor que hoy sentimos, se convierte en alegría para nuestros seres queridos, porque han regresado al lado del padre celestial quien los recibe en medio de ángeles y una gran fiesta de bienvenida, como promesa divina. (Libro de Juan).