Creo que por muy ocupados que estemos, siempre debemos destinar por lo menos 1 hora para enviar las gracias personalmente. Eso habla bien de nosotros.